THE CUSTO EXPERIENCE

Custo Dalmau llegó a Punta del Este para presentar la colección Resort 2013 de Custo Barcelona.

No es la primera vez que hablo con él y espero no sea la última. Teníamos agendada una entrevista en Montoya, la playa donde horas mas tarde presentaría su desfile, con una selección de lo que en Septiembre pasado mostró en la semana de la moda de Nueva York y que luego llevó a Miami y Méjico.

Al llegar me encuentro con revoloteo de cámaras, micrófonos, periodistas y wannabes que pululan los alrededores de Custo Dalmau, alma máter de Custo Barcelona, mientras me adelantan que su agenda se ha complicado a causa de numerosas entrevistas imprevistas. No me extraña, es la primera vez que Custo Barcelona pisa suelo rioplatense y las expectativas aumentan minuto a minuto.

Mientras tanto, yo imperturbable, espero… si el señor hasta ahora nunca se mareó por los flashes de las cámaras, no lo va a hacer ahora. Conozco con que bueyes aro, ya lo he entrevistado anteriormente, incluso antes de su gran presentación de temporada durante la New York Fashion Week. Y si otros diseñadores transpiran de nervios, se les acelera el corazón o incluso sufren ataques de pánico, Custo parece disfrutar cada parte del proceso del backstage, incluyendo las “molestas” entrevistas que se interponen entre el diseñador y su trabajo, poniendo en juego las imágenes que darán vuelta al mundo durante toda la temporada.

De repente lo veo pasar, vestido con una simple t-shirt escote V de un gris raído, unos jeans a tono con el desgaste y botas de cuero color suela; en el cuello una cadena de plata de eslabones anchos y en la mano una botellita de gaseosa regular helada (no light). De sus estampas características nada, de los desarrollos textiles nada, de la explosión de color que ha caracterizado su trabajo desde sus inicios hace 32 años, tampoco. Eso lo reserva para la pasarela, por ahora las piezas esperan su instante de gloria colgadas en los percheros del backstage.

Llegó mi turno, nos invitan a sentarnos cómodamente sobre mullidos almohadones étnicos, a la sombra de una diminuta carpa escenográfica dispuesta sobre la arena. Enseguida noto que no lleva anteojos de sol, cosa que yo sí hago. Entonces me los quito para mirarlo a los ojos y hacerle la pregunta de rigor: ¿Qué es ser moderno hoy?

“Ser moderno es ser consecuente con el momento”, me responde sin anestesia, Custo Dalmau.

La entrevista continúa durante varios minutos -saldrá publicada este domingo en Revista Luz-, nos despedimos y él se dispone a sentarse en la primera fila de su propio desfile (!). Y entonces se me pasa por la cabeza que el señor Dalmau debe encontrarse en una etapa de la vida en la que puede disfrutar de todo, hasta el punto de ser espectador de sus propias creaciones y venir a Punta del Este en plan trabajo y porque no, relax. Sin embargo, a minutos de su primer pasada, se levanta de su asiento como una ráfaga y se pierde en el backstage. Me equivocaba, el señor vino a “remangarse la camiseta” y no hay detalle que vaya a dejar al azar.

Noel Falken

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s