EVANGELINA BOMPAROLA INVIERNO 2013

¿Quién no escuchó decir alguna vez que la moda está en la calle? Ese parece ser el código de nuestros tiempos y Evangelina Bomparola lo tomó al pie de la letra cuando decidió presentar su actual colección “En un espacio sin tiempo” sobre la Avenida Alvear.

Desde que la moda dejó de ser impuesta por los couturiers y los jóvenes tomaron las riendas de su propio vestuario allá por los años ’50 y ’60, la moda se masificó, se hizo accesible, se pluralizó. Entonces dejó de ser terreno exclusivo de la burguesía, salió de los grandes salones de baile, de los entornos fastuosos, de la madurez, para convertirse en código ágil, desestructurado y sobre todo empezó a pulular la calle. Con la juventud devenida terreno cuasi divino, llegó el turno de que los propios diseñadores se inspiraran en ellos, en las expresiones callejeras y en el tan venerado “street style”, mostrando sus interpretaciones de los códigos propios del vestir urbano sobre las pasarelas de los “fashion weeks”.

Sin embargo, las nuevas lecturas sobre la moda urbana proponen demostraciones creativas en forma de manifestaciones que mezclan la pasarela con la performance, irrumpiendo desde pasajes poco transitados -como lo hizo Vanesa Krongold durante el verano pasado en el Pasaje Russell de Palermo-, coquetas calles empinadas -como en el caso de Tramando Invierno 2013, donde se planteó un recorrido que partió del local en la calle Rodriguez Peña-, hasta avenidas emblemáticas del lujo porteño, tal como fue el caso de la última presentación de Evangelina Bomparola.

Así es que, la Avenida Alvear deviene terreno de los curiosos que espían desde sus autos y no disimulan su asombro ante lo que acontece a la altura del número 1923. En el frente de su boutique porteña, Evangelina Bomparola ha montado una alfombra roja que termina en breve plataforma, sobre las que sus modelos se pasearán desfilando apenas un extracto de su más reciente colección. Los focos, los flashes detienen el tránsito, es la hora pico, sin embargo a Bomparola parece no importarle, se mantiene ajena y disfruta de su propio espectáculo, porque al igual que su colección propone jugar a vivir “en un espacio sin tiempo”.

Según palabras de la propias disseñadora:

“Jugar, de eso se trata. Aquí y ahora. Hoy y siempre.

Recuperar el deseo. Ese impulso arrebatado por el implacable vértigo del tirano Kronos y su tiempo envasado en el cuadrante de un reloj.

Muchas veces me he preguntado cómo unos pocos números pueden contener todo el tiempo. Y en la misma pregunta esta la respuesta: si hay cantidad, también debería haber calidad. Y la posibilidad de elegir un equilibrio entre ambas.

Y así, mientras miro atentamente el reloj de la vida y mi existencia transcurre, observo nacimientos y muertes en un devenir incesante de acontecimientos, de hitos fundamentales que marcan un antes y un después.

Es por esto que dejo el reloj y juego con el tiempo para permitirme vivir en un espacio sin tiempo.

Transitar espacios de placer y deseo en el que el reloj desaparece. Vivir cualitativamente y dejar de cuantificar. Vivir en el tiempo de Kairós.

Esta colección habla nuevamente de una experiencia personal en la que con mi equipo intentamos plasmar el desmembramiento del reloj en una silueta que oscila entre la rígidez y la languidez.

Se rigidiza cuando Kronos marca su impronta, se libera ante la presencia de Kairos hasta que, finalmente se fusiona en un juego en el que lo laxo y lo rígido simbolizan un perfecto equilibrio.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s